Nuestra gastronomía

Uno de los principales atractivos turísticos de nuestro municipio es, sin duda alguna, la gastronomía.

Con una oferta variada, de calidad y adaptada a todos los bolsillos.

Cocina tradicional reinventada, convertida en arte para deleite de todos los paladares, hasta los de los más exigentes.

Visitar El Boalo, Cerceda y Mataelpino es recorrer sus rutas, disfrutar de sus paisajes y de su aire puro, pero también degustar y deleitarse de su gastronomía.

Elaborada con materias primas de primera calidad, con productos de nuestro pueblo, aprovechando los recursos naturales y alimentos de temporada para confeccionar nuestras recetas típicas, excelentes guisos y asados que forman parten de nuestra historia.

Estos son algunos de ellos:

Carne con Denominación de Origen.

En nuestro municipio puedes encontrar carne con Indicación Geográfica Protegida (I.G.P) Carne de la Sierra de Guadarrama que garantiza la calidad de tres productos procedentes del ganado vacuno de la región: El más popular es la ternera de Guadarrama, pero también incluye añojo y cebón de Guadarrama.

La Carne de la Sierra de Guadarrama garantiza todo el proceso de producción de la carne: Desde la zona en la que se produce, hasta las razas de los animales (Avileño, Charolais y Limousine); su cuidado en explotaciones extensas y el engorde a base de cereales.

La carne fresca de la Sierra de Guadarrama se caracteriza por tener un aspecto ligeramente húmedo; de color rojo ó rosado vivo, no oscuro; textura firme; con aroma y sabor a carne y, con infiltración de grasa en el interior del músculo y con depósitos grasos intramusculares.

Al freír la carne, ésta no cuece porque los líquidos internos no salen. Una vez cocinada la carne, ésta está jugosa.

Busca en los comercios y restaurantes su Sello: El logotipo de la Indicación Geográfica Protegida “Carne de la Sierra de Guadarrama”, en color rojo.

Elaboración de cerveza artesanal

Mataelpino se distingue por su espíritu ecológico y natural. En este entorno encontramos pequeñas fábricas que elaboran productos que son fruto de una esmerada y mimada elaboración artesanal.

Uno de ellos, la cerveza ecológica, nace con una vocación local y puramente artesana, basada en métodos tradicionales, sin mecanización en el proceso, excepto para el trasvase del mosto a los fermentadores y para lograr las temperaturas de fermentación en los mismos.

Su nombre Gabarrera, hace honor a la profesión ancestral de la zona que define la labor de las personas que se dedicaban a la extracción de madera del monte por medio de mulas.

Todos los fines de semana de 10:30 a 14:30 horas podéis visitar la fábrica y conocer el proceso de elaboración de la cerveza y el último sábado de cada mes, realizan cursos intensivos para aprender de forma práctica y divertida la elaboración y el embotellado y después, un almuerzo degustando sus cervezas. Para saber más, visita su página web.

cervezas-garrabera

Recetas típicas de la región

Los asados

Uno de los platos más demandados por los turistas que nos visitan es la carne asada.

El cordero lechal, el cochinillo y el cabrito asados en fuentes de barro, en el horno de leña y cocinados muy lentamente, son un plato delicioso para un día de celebración o cualquier ocasión especial.

Las carnes a la brasa

Las chuletas de cordero y los chuletones de buey triunfan en las parrillas.

Con carbón o leña, cocinadas a la vista de los comensales, en su justo tiempo y con buenos cortes para la ocasión.

Un disfrute auténtico para el paladar.

Revuelto de lupios.

Los lupios, también conocidos como “esparraguillas”, son espárragos silvestres que se recogen en primavera, en los prados, cerca de las zarzas.

Tienen un sabor peculiar, algo amargo, pero en tortilla o revueltos están muy buenos.

De los lupios se comen sólo la parte más tierna, tras hervirlos a fuego suave en agua con sal durante aproximadamente una hora. Una vez escurridos y partidos en trozos pequeños, se rehogan en la sartén con ajo dorado y fileteado, jamón, torreznos y/o panceta (según los gustos) y huevo batido.

Un sabor tradicional que vale la pena degustar.

Tortilla de cardillos

Dice el refrán: “Los cardillos de abril para mí, los de mayo para mi amo y los de junio para mi burro”.

Crecen silvestres por toda nuestra comarca y se han utilizado desde tiempo inmemorial en la cocina.

Limpiarlos es una tarea difícil, molesta y muchas veces dolorosa. Después de pelados se comen solo las pencas, pero de ellos se aprovecha todo: Las hojas se les da a los animales caseros (vacas, cerdos, gallinas y conejos), las raíces se utilizan para preparar infusiones muy diuréticas y las flores se usan como sustitutos del azafrán.

En algunas fruterías de la capital se venden como una verdura gourmet, una delicatessen al alcance de nuestra mano.

Los cardillos se pueden comer rehogados, con los garbanzos del cocido, pero en nuestro pueblo es muy típico prepararlos en tortilla. Un plato muy campestre para nuestras romerías de mayo (la fiesta de la Cruz de Mayo, en Cerceda el 3 de mayo, y la Romería de San Isidro en la Pradera de la Ermita de El Boalo, el 15).

Torrijas de bola

Otro de los dulces típicos de nuestra localidad son las torrijas de bola. Son como las tradicionales torrijas de Cuaresma y Semana Santa hechas con pan de hogaza, de esta forma, la textura y el sabor varía un poquito.

Antiguamente se hacían para aprovechar el pan sobrante tras las comidas. Incluso se dice que bañadas en almíbar, leche, vino o recubiertas con chocolate, se utilizaban para aliviar el dolor y dar energía a las parturientas al dar a luz.

Sea como fuere hoy en día son un postre, un desayuno o una merienda riquísima que nos aporta energía y dulzor a nuestra vida.

Ensalada de corujas.

Uno de los platos típicos de nuestra localidad es la ensalada de corujas. Si no las has degustado en alguna ocasión, te invitamos que las pruebes.

Las corujas aparecen, a finales del invierno, de forma silvestre en fuentes, arroyos y riachuelos de aguas cristalinas de zonas de montaña, libre de contaminantes; con las raíces y parte de las ramas cubiertas de agua.

Las corujas son difíciles de encontrar y uno de los secretos mejor guardados de la gente que las busca, es no decir dónde están.

Las corujas son brotes tiernos, una delicatessen para ensaladas que se consumen directamente, sin más que un toque de aceite o de una vinagreta de ajo, aceite, vinagre y sal con unas aceitunas negras, o sirviendo de acompañamiento a piezas de carne al horno o a la plancha.

Además se les atribuyen multitud de beneficios para la salud, combaten la presión arterial, la glucemia y el colesterol.

Los puches

Es un postre típico de la posguerra que se preparaba como cena para la noche anterior al día de Todos los Santos. Un dulce adaptado a los bolsillos de la gente más pobre a base de harina de Almorta, agua, anís, canela y picatostes, que resultaba muy nutritivo y económico. Hoy en día el agua se sustituye por leche y está delicioso.

Los puches tradicionalmente se comían de una única fuente, recién sacada de la lumbre, en la que todo el mundo metía su cuchara; sin embargo con el tiempo, esto ha cambiado y ahora sirven de forma individual.

Hay quien los prefiere dejarlos enfriar y tomarlos fríos, como si fueran una especie de bollo de leche frita.

De una u otra forma, están deliciosos y son muy nutritivos.

Comunidad del Tapeo

La Comunidad del Tapeo creada para dar cobertura a las ferias culinarias de nuestro municipio y dar a conocer nuestra oferta gastronómica, constituye una guía de referencia para habitantes y turistas, que crece día a día.

Con recetas, consejos de alimentación, menús, platos estrellas, presentación de cursos gastronómicos y nutricionales, etc.

Irse de tapas por los bares y restaurantes de nuestra localidad forma parte de nuestra cultura, es una de las mejores formas de disfrutar con los amigos y la familia de un buen rato de ocio.

Comer con alguien recordando situaciones vividas, comentar el día a día, evadirse con antiguas anécdotas, reírnos mientras saboreamos un aperitivo acompañado de un buen vino o una cerveza, disfrutar de las vistas sentados en una terraza, recorrer diferentes locales probando sus tapas… Son placeres de la vida que contribuyen a nuestra socialización.

La Comunidad del Tapeo tiene ese espíritu alegre, festivo y socializador. Un punto de encuentro en el que intercambiar opiniones y experiencias. Un pequeño aporte de energía, de optimismo y vitalidad.

¿Aun no la conoces? Síguenos en Facebook en la Comunidad del Tapeo.